Situacion Casa Rural de Barro 

                     Matarubia

                                        Casa Rural "De Barro" 

             Cl. De Enmedio, 46  19227 Matarrubia (GUADALAJARA)

Matarrubia está situado dentro de la Campiña de Guadalajara, al pie de las estribaciones de la Serranía. Su territorio limita al norte con Puebla de Valles, al sur con Malaguilla, al este con Puebla de Beleña, y al oeste conVillaseca de Uceda y Casa de Uceda. Comprende su término tres estribaciones principales o pequeñas mesetas, que son los parajes de la Muela, el Chaparral y el Llano. Ambos tres delimitan la topografía del entorno, ya que la villa se asienta en el valle comprendido por los mismos. Matarrubia cuenta con un curso principal de agua que pasa por el casco urbano, el llamado "arroyo Matarrubia", afluente del Jarama que en verano está seco pero en invierno llega a tener un pequeño caudal constante.

 

Perteneciente durante el medievo al Común de Villa y Tierra de Uceda hasta la época de los Austrias, le fue concedido el título de Villa por Felipe II durante su reinado, a partir del cual ha sido villa independiente, llegando a tener juzgados y cárcel propios en el siglo XVI, contando en aquella época en torno a los 120 vecinos (aproximadamente 433 habitantes).7

Matarrubia mantuvo su estatus de villa desde el siglo XVI hasta el siglo XX, donde a mediados de siglo comenzó a sufrir una gran despoblación hacia Guadalajara, o incluso algunos vecinos emigraron al sur de Francia o el norte deAlemania.

Actualmente el municipio se beneficia de la cercanía a la capital provincial y a Madrid, viendo nuevos desarrollos urbanos que, si bien muy limitados, han atraído ya a alguna familia joven al pueblo, lo que ha conseguido que haya una decena de niños de diferentes edades.

Matarrubia cuenta, como patrimonio más señalado, la iglesia parroquial de San Bartolomé, fábrica del siglo XVI en piedra caliza y mampostería, también de piedra, admirable por su altura. Con una única nave en planta, ésta consta de una bóveda de piedra, que sustituye al artesonado de madera que se perdió en un pavoroso incendio que asoló el templo en 1820. En 1908 la iglesia aún se encontraba en ruinas.

La iglesia parroquial cuenta, además, con un reloj de sol grabado en la piedra de uno de los contrafuertes, donde se puede leer el nombre del cantero que lo grabó y la fecha: "Mathias Sanchez, Ano de 1743".

Además, la villa posee la mayor concentración de alcornoques centenarios de la provincia de Guadalajara, y una de las mayores de España. La edad media-aproximada de los alcornoques roda entre los 200-300 años.